miércoles, 20 de marzo de 2013

Tu segundo día

Ayer fue el día del padre, no les cuento nada nuevo, pero como nosotros somos así, yo voy a dedicarle la entrada hoy ;)

Para ser pastelera está el resto del año, cosa que se me da muy bien, así que hoy voy a hablar de esa faceta de papi que no sabes hija, porque papá, aunque pueda parecer muy serio (cosa que no parece) y él diga que es severo (sólo porque sabe que nunca va a poder ser duro contigo), es un cacho de pan, en ocasiones mucho mucho y resulta que también fue pequeño y trasto, mucho, más de lo que es ahora con sus treinta y pocos años ;)

*Papá jugaba con Lex Luthor cuando era pequeño, sí como el resto de niños, sólo que él le ponía pelucas de plastilina.

*Papá le dijo a sus compañeros del cole, que su madre le había comprado un traje de astronauta y que podía flotar y entrar por las ventanas.

*Papá fue pillado en el sótano de uno de los pisos de su barrio por un vecino mientras hacía cosas que mejor te contará él.

*Papá pegaba pegatinas de David Hasselhoff en los espejos de los coches retrovisores, para que la gente pensara que los perseguía Michael Knight.

*Papá no sabe distinguir entre dulce y salado, pero eso no es gracioso, porque el otro día se quería comer un cupcake de Coca Cola entre dos porciones de pizza o_O

*Papá se va dejando calcetines caídos por la tiendas.

La lista de cosas que hizo papi es enorme, espero que algún día me haga caso y nos deleite con su blog ;-) Y si no ya te las contará él, porque a mi en los 15 años que va a hacer que lo conozco me las contó muchas veces, y siempre te sorprende con alguna nueva que es más alucinante que la anterior.

Papá fue muy gamberro de pequeño, y de no tan pequeño también, pero mucho ehhh; pero también es muy bueno, mucho más de lo gamberro que fue.

Ahora viene la parte pastelera jijiji, creían que se iban a salvar, muajajajaja que maligna soy...

Papá luchó por celebrar este día con uñas y dientes, cuando yo estuve malita durante el embarazo y no podía hacer nada, él trabajaba y además ponía lavadoras, me traía agua, me ayudaba a entrar en la bañera y a salir, me alcanzaba todo aquello que no estuviera al alcance de la mano, hacía la compra, limpiaba la casa y hasta iba a las consultas de la ginecóloga, para derrumbarse delante de ella y llorar por toda la presión que estaba aguantando, porque tenía miedo, pero todos esos momentos difíciles pasaron y te tenemos en casa queriéndonos mucho y haciendo gamberradas también, que por algo eres su hija ;)

Feliz día del padre gordi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario