domingo, 1 de julio de 2012

Colechamos y orgullosos estamos

Estando embarazada y con toda la ilusión de los preparativos para cuando llegara Valentina a casa, compramos una cuna para su cuarto, para que durmiera ahí si quería alguna siesta y supongo que más que nada por montar la habitación completa para ella.

Por otra parte decidimos comprar una minicuna de colecho, en concreto la Look at me de la marca Cotinfant, que pusimos pegadita a la cama. La idea nos duró en uso la primera dos noches creo, ya que me daba la sensación de que la nena estaba muy lejos.

Varios días después fuimos a ver a la matrona que nos dio las clases de preparación al parto (una maravilla de mujer y de matrona) y nos dijo que una minicuna no es colecho, así que en cuanto tuvimos un rato quitamos todos los trastos que habíamos metido en la minicuna, la desmontamos y guardamos en el sótano, y ahí sigue la pobre, siete meses después ;-)


En estos siete meses y 16 días que pasaron desde que nació Valentina, nos fuimos adaptando los tres constantemente. Que se dormía un ratito de siesta en la cuna por la mañana, pues guay, que según pisábamos su habitación abría el ojo y quería dormir en brazos, guay también, que queríamos estar los tres en el sillón un sábado y ella dormidita en brazos de papá o de mamá mientras veíamos una peli, super guay ;-)

Hubo una etapa, en la que por las noches después de bañarla y darle teta (si quería), la dormíamos (siempre en brazos) y la metíamos en la cuna en "su habitación" para, una vez cenado nosotros y listos para irnos a la cama, ir yo muy despacito a levantarla de la cuna y llevármela a la cama de los tres con unas ganitas locas, porque la iba a tener a mi ladito toda la noche :)

Esto ya hace unos meses que Valentina no lo quiere más, así que pasamos por unas semanas de tenerla con nosotros en el sillón hasta que nos íbamos a la cama los tres y ahora mismo lo que hacemos es después de bañarla, darle teta y dormirla, llevarla a la cama de los tres y ella duerme ahí tan tranquila hasta que nosotros vamos. Que se despierta antes de que nos acostemos porque tiene hambre, me voy con ella a la cama, le doy de comer y en cuanto está otra vez dormidita (10 ó 15 minutos como mucho) me levanto y listo.

Mientras tanto la cuna sólo se usó para dejarla ahí a Valentina si no había una opción mejor y más segura unos minutos al día, siempre con su disgusto, porque no le gusta estar allí dentro.

Conclusión, la cuna Globe de Micuna se va al sótano a hacerle compañía a la pequeñaja Look at me, en su lugar pondremos un rincón para que Valentina pueda jugar en el suelo, ahora que está intentando gatear, mantenerse sentadita, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario