martes, 26 de febrero de 2013

Cosas necesarias los primeros meses de tu bebé

Valentina nació en invierno, por lo que seguro que habrá cosas que para nosotros fueron imprescindibles y para otros sobrarán completamente.

Ropita: Toda la ropa que compré para Valentina cuando nació era de Recién nacido o talla 0, y también tenía cosas de 1 mes. No hice caso de los loros que dicen que les compres ropa grande, que se le queda pequeña muy rápido. Valentina tenía un peso normal y la ropa que le tocaba en cada momento era la que usaba, la matrona nos dijo que compráramos la ropa para su talla, fue lo que hice y nos fue genial.

Ropita de algodón toda, salvo los pijamas, que son más abrigados de peluche.

-Bodies de manga larga de algodón, como poco 10.
-Pijamas de peluche bien abrigaditos, más de 6. De dos piezas y enteritos, los que se abren por delante son los que me gustaron a mí que me parecen más cómodos y son los que usamos a día de hoy.
-Calcetines para las manos, para que no se haga daño con las uñas hasta que se le puedan cortar.
-Ositos para salir a la calle, teníamos uno cuando era chiquita porque era difícil conseguirlos.
-Leotardos, yo con dos tuve suficiente, ya que en casa le ponía el bodie y un pijama de peluche y con eso estaba calentita.
-Gorro.

Higiene:

-Agua de mar para los moquitos. Hace un tiempo hablé del tema y lo pueden leer aquí.
-Aspirador nasal, para aspirarle los mocos.
-Jabón para el baño, usamos el Johnson's baby.
-Gasas para limpiarle el cordón umbilical.
-Alcohol para limpiarle el cordón umbilical.
-Crema para el culete, una normalita para tener por si se le irrita un poquitín, ya que tranquiliza tenerla ;-)
-Toallitas húmedas, para el culete me gustan las Moltex (las que tienen a Pocoyo) porque son como de tela y pare el resto (limpiar cualquier cosa que haga falta) las baratitas de cualquier sitio.
-Pañales talla Recién nacido y Talla 1, después de probar alguno, me quedo con los Dodot Sensitive Recién Nacido y los normalitos que ponen Absorción 3D, aunque más de grande tuve que pasarme a los Activity porque con las cacas líquidas se manchaba por fuera. Esta última vez compré los normales otra vez, porque con la alimentación complementaria ya no tenemos más caca líquida y de momento la cosa va bien ;-)
-Lima para las uñas, la roja normal no porque el principio se le parten de los finitas que las tienen, yo usé la de colorines gordas que salen muy baratas también.
-Tijera de uñas, yo tengo una de la marca Saro, barata, buena y con la punta redonda.
-Empapadores, yo compraba los del Eroski, que son gordos y salían más baratos. Ahora como no se mancha, ni se le escapa el pis en el cambiador, pongo encima del colchón del cambiador una toalla que cambio cada día y que tengo sólo para eso.
-Protector solar de Pantalla Física, yo compré ésta de la marca Mustela.
-Bañera, una de El Corte Inglés con su soporte. No tenemos espacio para poner nada más y nos vino genial, hasta que a la enana con tres meses le dio por inundar (literalmente) el baño y después de ver que la cosa iba a más, cambiamos esa bañera alta por la blanca de Ikea, que metemos dentro de nuestra bañera. A día de hoy seguimos igual y nos va genial, pensaba que lo de estar arrodillada iba a ser un problema, pero la verdad es que no cuesta nada.
-Toallones, al principio lo que hice fue comprar toallas de baño y partirlas por la mitad, que ahora son las que uso para el cambiador.

Cosas Varias:

-Grupo 0 para el coche.
-Saquito para el Grupo 0, nosotros compramos uno de Tuc Tuc.
-Capazo.
-Saquito para el capazo, compramos también uno de Tuc Tuc.
-Gasas, unas que compré en Kiabi, las usé para limpiarla cuando se manchaba con la teta, con cuatro tuve suficiente. En Ikea tienen estas que son iguales.
-Toallitas, las pequeñas de Ikea me vinieron genial.
-Bolso para salir y llevarlo todo.
-Toalla para rulo de la cama.
-Calentador para el baño y para la habitación, los eléctricos típicos porque Valentina pasaba mucho frío y lloraba. Ojo con abusar que la factura de la luz no perdona :(
-Cambiador, nosotros compramos la estantería Hensvik de Ikea. Con el cambiador y la colchoneta de Ikea y estas fundas.
-Portabebé ergonómico, me compré primero el Pugho, pero después me pasé a la Manduca, sólo que con ésta última Valentina ya era grande, me gustaría saber como sería el principio con esta mochila tan cómoda ;-)

Puede que se me olviden cosas, aunque intenté hacer memoria de todo lo que tenemos y nos vino bien realmente en los primeros meses. Repito que esta lista es la de las cosas que para nosotros fueron muy útiles, cada uno puede ver necesario unas cosas u otras.

No compramos todo lo que venden en las tiendas para bebés, pero si compramos muchas cosas, algunas no nos fueron imprescindibles pero tampoco me arrepiento de haber comprado, salvo por lo monetario. Otras cosas, teniendo ya experiencia, no las hubiera comprado, como la cuna, la minicuna, baberos, saquitos para la cuna; pero este es otro tema que contaré en la próxima lista ;)

A mi me fue muy útil alguna información que leí en internet cuando estaba mirando las cosas que había que comprar, espero servir de ayuda a algunos papás que estén tan perdidos como nosotros en su momento ;) Si tienen cualquier duda, como siempre no se corten y pregunten que ayudaré en todo lo que pueda :)

miércoles, 9 de enero de 2013

Amor muy grande

Hace unos días, al sacar de la bañera a Valentina y llevarla envuelta en la toalla hasta su cuarto para vestirla, la descubrí abrazándome como no lo había hecho antes. Ahora lo hace todos los días y al sentarla en el cambiador no me deja vestirla porque sentadita se me acerca y me quiere seguir abrazando, suspiros incluídos (por su parte y por la mía)...

Después también empezó a abrazarme en la cama, está tomando teta, se levanta, se tumba encima mío y me abraza, le da igual la hora o si se duerme ahí, a veces se baja, se tumba otra vez, vuelve a tomar teta y otra vez abrazo que te pego :)

Ahora ya me abraza en cualquier momento del día, a veces me dice "Mamá" y me agarra y me pega un abrazo que parece un koala, yo como buena madre babosa enamorada de su hija, me dejo querer y no paro de preguntarme ¿cómo puede quererme tanto?, ya sé que es lógico, que soy su mamá, pero que sea tan chiquitita y me demuestre su amor tan claramente me desarma.

lunes, 26 de noviembre de 2012

¿Y si me saca la sangre a mí?

El 14 de Noviembre Valentina cumplió un añito y como todos los papis sabrán, con el año viene el primer cumple, pero también la revisión con la pediatra y otra sesión de vacunas.

Lo de la pediatra la verdad que me da igual, porque la nena está muy sana entonces no me preocupa lo que me pueda decir, pero el tema de las vacunas lo llevo fatal, porque Valentina como es normal no quiere que le quiten la ropa porque tiene frío, ni quiere que la pinchen porque si quisiera sería muy rara.

La pediatra preguntó lo típico, yo le dije que seguía con lactancia materna, que comía de todo (lo normal para la edad que tiene) y que no comía purés nunca (a ver si así entendía que la niña come lo que quiere cuando quiere, y si no quiere más que dos bocados, pues no come más). Desde aquel día estuve muertita del miedo, porque no quería que la pincharan, pobrecilla... ¿cómo la iban a pinchar?, lo mismo se había inventado algo para que los bebés no sufrieran nada con los pinchazos y teníamos suerte... (una madre puede llegar a tener más imaginación que un niño de 5 años cuando quiere)

Llamé el Viernes pasado al Ramón y Cajal y me enteré del horario que tenían para extracciones a bebés y las horas que tenía que estar en ayunas, porque cada uno me dijo una cosa. Me mentalicé de que íbamos a ir el Lunes y así hicimos... Ésta mañana la nena decidió comer teta hasta las 9.30, así que yo calculé para estar en el hospital sobre las 12.30, porque unos me dijeron que cuatro horas, otros que tres, así que yo iba a ir pensando en que eran tres, para que la pobre no tuviera que sufrir mucho por no poder tomar teta durante tanto rato... La mañana fue dura, porque Valentina nunca tuvo que "rogar" por la teta, pero hoy la pobre ya no sabía que hacer para que le diera un poquito, y yo no sabía ya como distraerla para que pasaran las horas. A las 12 nos fuimos al hospital, con la peque con mucho hambre y mucho sueño, como no tenía una cosa tampoco quería de la otra; pero como es un amor no lloró nada. Llegamos al parking del hospital los tres (papá conduciendo, yo detrás de papá y Valentina en su sillita a la derecha), paramos el coche, saco a la niña de la silla (deja de funcionar mi parte consciente), niña que se coloca, mamá que saca teta y niña que empieza a comer... Papá que dice a los dos segundos "no le des teta ehh" (después me enteré de que esto era una broma que había hecho), me mira y le entra la risa, la saco a Valentina de comer y la pobre se pone a llorar como una loca... Me entraron ganas de darme cabezazos contra las columnas del parking, pero al final decidimos irnos al hospital y cruzar los dedos. Llegamos a Extracciones centrales, les cuento lo que me pasó a dos enfermeras que pululaban buscando pobres víctimas a las que sacarles sangre y me dicen que no pasa nada, que si fueron dos segundos da igual, que es más, que podía comer tranquilamente o_O Mientras esperamos a que nos llamen, en la sala había una nena de unos 7 años como poco con cara de haber llorado y diciéndole a la madre que si le iba a doler, que ¿si no la podían anestesiar?. Llaman a la nena, cierran la puerta y se la escucha llorar a moco tendido, pobrecita... Entramos nosotros, les digo que me pinchen a mí, pero nunca cuela ¡son malos malísimos!, me hacen tumbar a Valentina en una camilla, me la hacen sujetar y la sujetan dos enfermeras (pensarían que era un zombie de Walking Dead la pobre niña), de más está decir que en cuanto me la hacen tumbar Valentina empieza a llorar, gritar y no las insultaba porque todavía no le enseñé... Una de ellas le decía a la pobrecita "que llorona eres", "que poco valiente", "mírala como no se deja", y yo diciendo cosas a mi hija para intentar borrar lo que decía la otra bruja, por no llamarla otra cosa... Cuando terminaron salimos y nos sentamos en la salita los tres para que la pobre se calme un ratito mientras jugaba con el iPhone de papi y lloraba a la vez, abre la puerta una de ellas, la bocachancla no, la otra y nos dice que le quitemos ya la gasa que tenía pegada, viene ella a quitársela y Valentina otra vez a llorar, la mujer al final se fue (sin quitarle la gasa porque la nena no se callaba) y nos fuimos corriendo de allí para evitar que aparezcan más malos. De camino al parking y colgada en la Manduca, la pobrecita ya estaba calmada, enfadada y agotada, pero con sueñito. Una vez en el coche por ¡fin llegó la teta!, más de 40 minutos que estuvo comiendo... Se durmió y todo la pobre mientras comía :( Y esta fue nuestra aventura de su pinchazo :(

lunes, 17 de septiembre de 2012

De mocos va la cosa

Cuando nació Valentina, descubrí que los bebés no son capaces de limpiarse la nariz ;-), así que después de probar con un par de gotitas de suero (cosa que me desaconsejó la pediatra) en cada fosa nasal y pera para extraer los mocos (cosa que me desaconsejó la matrona), llegamos al mundo maravilloso del Rhinomer y el sacamocos :-)



El tema es incómodo para ellos y para algunos adultos a los que le da asco, pero para mí como buena mamá sufrida es doloroso (pienso que de tanto echarle con el "chuflí" la nena va a estar inundada por dentro o algo por el estilo), porque no se lo quiero hacer, pero la pobre con el clima maravilloso que tenemos en Madrid, está siempre taponada, no es que tenga ahí un tapón de mocos rollo Shrek con la cera en las orejas, pero si que con cualquier cosilla ya está la pobre respirando mal, frotándose la nariz y a veces, hasta tiene  que tomar teta en cuotas.

Así que después de sufrir mucho pensando si se lo hago o no, se lo termino haciendo;  no es tan horroroso como parece, en realidad es una tontada, pero como ya dije antes soy madre sufridora y lo que a mi niña le moleste, a mí más...

El método consiste en ir a la farmacia, comprar Rhinomer Fuerza 1, en mi caso porque Valentina tiene menos de 2 años, comprar un sacamocos o si nos hacemos los finos un Aspirador nasal para el bebé ;-) Después le echamos un chuflí de Rhinomer en cada fosa nasal y aspiramos los mocos con el sacamocos, es muy importante que no confundan aspirar con soplar ¡mucho ojo con esto! De verdad que es una chorrada de hacer, explicándolo por aquí puede parecer algo que sólo sean capaces de hacer los del CERN, pero de verdad que es facilísimo.

En cuanto al sacamocos, después de investigar por internet sobre el del Mercadona, el del Carrefour, el de más allá, decidimos comprar uno en la farmacia. La "complejidad" del sacamocos consiste en que al aspirar el moco del niño, todo lo aspirado se mete por el sacamocos, que es una manguera con un pico y un lado por el que nosotros aspiramos. Algunos vienen con un espacio intermedio, para que el moco se quede ahí aislado, entre el pico y una gomaespuma, otros no traen la gomaespuma y los papás se apañan colocando algodones. Yo compré uno que viene con tres boquillas que son de usar y tirar, pero como no están las cosas como para usar y tirar, y aunque lo estuvieran es una tontería tirar eso cada vez que se use, lo que hago es lavar el pico y la gomaespuma debajo del chorro del agua caliente, después lo pongo todo encima de un poquito de papel higiénico para que se seque y punto.

El sacamocos que compré yo se llama Narhinel y es de Novartis. Espero que a alguien le sirva de ayuda ;-)


sábado, 15 de septiembre de 2012

Una mamá atacá

Una mamá atacá tiene las uñas de los pies de dos colores, la pintura de hace un mes y la uña nueva que va asomando.

Una mamá atacá se peina corriendo y se lava la cara, también corriendo, por la mañana, y ya está ¡Dress for Success!.

Una mamá atacá tiene una dieta sana, porque aprovecha todo lo que churumbel va tirando para comer-merendar-limpiar.

Una mamá atacá cada algunos días, se arma de coraje y dice: "lo voy a hacer, hoy es el día, espero que se quede bien un ratito... " y se adentra en la selva amazónica de sus piernas. Alguna vez como recuerdo de su corta estancia, la cuchilla enemiga del follaje le deja un corte, típico de adolescente novata.

Una mamá atacá se encuentra su shampoo vacío y ¡le da igual!, porque se puede lavar con el Johnson's Baby de su hija, con el shampoo del padre de la criatura o con el jabón para el cuerpo, total pone "cuidado piel y cabello".

Una mamá atacá no tiene ni idea de que hay mujeres, algunas, que tienen la 40.

Una mamá atacá va a cortarse el pelo cada dos o tres meses, a lo mejor...

Una mamá atacá va con su churumbel a todos los sitios, porque ¡todas somos La madre de Tamara!.

Una mamá atacá tiene Cincuenta sombras de Grey... por la página 27 desde hace casi un mes, y el libro empieza en la 11.

Una mamá atacá siempre que sale de casa se arregla, se quita el pijama (de verano o de invierno, según corresponda), se pone unos pantalones con manchas por todos lados, una camiseta sin planchar y algún calzado, el que sea, mientras que no sean pantuflas de invierno va monísima.

Una mamá atacá si quiere estar más arreglada para ir a algún sitio, se quita la coleta y punto, con su melena al viento va tan feliz por la vida.

Una mamá atacá es esa que del bigote que tiene parece papá.

martes, 4 de septiembre de 2012

Web para saber que antibióticos tomar mientras se lacta

Una de las mil cosas maravillosas que me enseñó mi matrona cuando fui estando embarazada fue la web E-Lactancia.org.

En ella se puede consultar cualquier cosa que nos manden tomar mientras estamos dándole el pecho a nuestros hijos para saber si podemos tomarlo sin problemas de que pase a través de la leche. La web está realizada por el Servicio de Pediatría del Dr. José María Paricio en el Hospital Marina Alta - Alicante, España.

Yo si alguna vez me mandan algo para tomar, primero miro que salga el circulito verde en la web ;-)

viernes, 27 de julio de 2012

Pena porque crece, pero quiero que crezca…

Hace unos días estaba acostada en la cama con Valentina, ella comiendo y quedándose dormida, yo medio tonta porque de golpe me puse a llorar porque mi nena de ocho meses  ya era muy grande.

De golpe me puse a pensar que ya no volvería a ser tan chiquita como al principio, como los primeros días, y me da la sensación de lo rápido que pasó todo que no me acuerdo como era que fuera tan chiquita, como era tenerla en brazos; lo peor es que me di cuenta también de que dentro de poco me pondría mal por ese momento en concreto, porque me acordaría de que a los ocho meses era muy chiquita también, así que seguí llorando...

Esto ya lo hablé una vez con una vecina que tiene un hijo de dos años y me dijo que a ella le pasaba igual, no quiere que crezca porque le da pena, pero también quiere que crezca porque eso significa que está sano y porque le hace bien... Agradezco cada día porque no me perdí nada de su vida, estamos juntas las dos siempre y no nos separamos para nada.

En casa como ya comenté anteriormente dormimos los tres juntos, su papá trabaja en casa, así que salvo algunas veces que él se tiene que ir, el resto estamos los tres juntos en todo momento y nos encanta, así que espero que sigamos así mucho tiempo, para no perdernos nada de su crecimiento ;-)